Novedades: Editado en Francia el Tomo XVI de “Desde las Orillas del Sena”

Cartas a Ofelia/ Libro número 36 de la serie 

Mazarino

36- Desde las Orillas del Sena. Tomo XVI

Bibliocuba/ París, 19 de septiembre de 2017.

Querida Ofelia:

Acaba de ser editado en Francia  mi libro de crónicas N° 36 de la Serie “Cartas a Ofelia” con el título de “Desde las orillas del Sena” (Tomo XVI). Contiene 115 crónicas escritas en español, francés e italiano, en 504 páginas.

Puedes encontrar todas esas crónicas y los 36 libros en mi sitio web www.cartasaofelia.com cuyo webmaster es el ingeniero don Leonel Mena Valdés.

Gracias al historiador cubano don Ferrán Núñez, director de El Diario de la Marina, se pueden leer todas las crónicas en su sitio web https://eldiariodelamarina.com/ y también descargar gratuitamente en Google Drive los treinta y seis  libros que reúnen todas las crónicas que he escrito desde mayo de 1981 hasta julio de 2017 en español, francés e italiano en  la siguiente  dirección:

 https://drive.google.com/drive/folders/0B2JGTV0Z-vJ5fkwyck1hbENQT2pDWC1ZLUFqZTBqVjZNQUR4aGJWblllT09kYmpWeUhlSGc

Todos los libros se pueden encontrar también en el sitio web de Bibliocuba, gracias a su director don Miguel Ángel García Puñales, historiador  y sociólogo cubano,  presidente de la ONGD Ceninfec (Centro de Información y Documentación de Estudios Cubanos):

https://bibliocuba.net/ediciones-bibliocuba/cronicas-coleccionables-libros-cartas-a-ofelia/

Desde Miami las han publicado don Roberto A. Solera director de Cuba en el Mundo, enwww.cubaenelmundo.com y don Agustín Rangugni, director de Radio Miami Internacional, en:www.radiomiami.us

Te envío el prólogo que escribió  mi querida y vieja amiga Magucha ( Nola Aguilar ):

“Miami, 18 de septiembre de 2017.

Nunca estuve muy interesada en viajar, pero sí en conocer, así que tus libros son perfectos para mí. Es como si desde mi cómodo sillón, pudiera ir de tu mano a todos esos maravillosos lugares.

Nuestra relación personal fue en la  época dorada de la adolescencia donde teníamos una “fiesta de 15” casi todos los sábados y un “pica cake” casi todos los domingos. Era increíble, ensayábamos por las noches entre semana, solo un rato el ensayo, y el resto de la noche bailábamos “ruedas de casino”. ¡Qué maravilla!

Tú eras un muchacho alto, esbelto y que bailabas muy bien. Y lo más raro de todo, contabas con el “visto bueno” de mis padres que al hablar de ti decían: es uno de los pocos muchachos decentes. Y no es que los otros no lo fueran, pero ellos eran muy exigentes y casi nadie cumplía los parámetros.

Por eso fue mi asombro cuando con motivo de “mis 15” mis padres decidieron dar una fiesta en nuestra casa de la playa. Yo no estaba muy contenta porque me hubiera gustado una en salón con 14 parejas, pero ellos decidieron lo que yo llamé una “fiesta guajira” con carne de puerco, congrí y mucha comida. Y como el transporte en aquella época (y hoy en día) en Cuba era tan malo, alquilaron una guagua para que fueran todos los amigos. Los responsables de la guagua eran los padres de Mayra. De su casa saldría la guagua y cuando Chiqui (mujer maravillosa, mamá de Mayra) empezó a hacer la lista de los que irían, habló con tu mamá “la gorda” como cariñosamente la llamábamos, y ella le dijo que tú no ibas a la fiesta porque estabas castigado (no se qué travesura de adolescencia habrías hecho). Para mi gran asombro mis rígidos padres decidieron ir a  pedir que te  perdonaran, y oí decir a mi madre: -Pastor, es que él es el alma de la fiesta, sin él no habrá fiesta. Y para allá fueron un 24 de Abril de 1965 a pedir tu indulto.

Íbamos en el, para aquel entonces muy viejo, Chrysler de 1954, cuando comenzó un fuerte aguacero con la mayor granizada (cosa poco frecuente en Cuba) que haya visto en mi vida. Mi madre, señora de medias finas, altos tacones y pelo siempre recogido en un elegante “moño francés”, se bajó, bajo el aguacero y los granizos para conversar con los tuyos.  Mientras mi papá (hombre muy serio, de carácter muy fuerte), Rosa (la señora que se ocupaba de mí y de hacer las cosas de la casa), y yo, esperábamos en el carro. Pienso que a tus padres les dio lástima la señora toda mojada en el aguacero, y cuando ella regresó al carro dijo: – pensé que no lo iban a dejar, pero Ofelia miró a su esposo y él dijo: Bueno, está bien, que vaya. 

Así que de vuelta al “cacharrón” como le decíamos al carro, mi padre trató de ponerlo en marcha y no arrancó. La inundación por el aguacero era tanta que el agua estaba dentro del carro, y este, según mi papá, estaba “ahogado”. Allí tuvimos que esperar largo tiempo a que el agua bajara, viniera alguien y dar un “cablazo” para que la batería arrancara y llegar a la casa de la playa a poner los pastelitos en el horno porque se habían mojado con muchas otras cosas que iban en el maletero del carro pero no fue en vano porque ¡Félix José vendría a la fiesta!

Agradezco a Dios porque en aquellos duros años en que Cuba se empezaba a caer a pedazos y que la música de “Los Beatles” era prohibida, nuestros padres pusieron una campana de cristal sobre nosotros para que no nos afectara lo que pasaba y convirtieron nuestra adolescencia en algo muy hermoso.

Con los años la campana de cristal se evaporó y todos pasamos nuestras duras épocas hasta que pudimos emigrar a tierras de libertad. Hoy casi todo el grupo rehízo su vida fuera de Cuba y gracias al amor y la paciencia de Mayra, muchos de nosotros seguimos siendo amigos.  Nola Aguilar – Magucha

Nola Aguilar : Arquitecto graduada de la CUJAE en 1978, Diseñadora Industrial graduada en el ISDI en 1984. Casada con Adriano Denis desde 1971 (uno de los mejores hombres de este mundo), con tres hijos y cuatro nietos, que son su mayor tesoro y alegría. Actualmente vive en Miami.

Agradezco a Adriano (mi esposo) por su amor y su paciencia en los casi 50 años que llevamos juntos.” 

Desde las orillas del Sena. Tomo XVI. Número 36 de la Serie “Cartas a Ofelia” Depósito Legal, septiembre de 2017. © Versión PDF para la web y edición en papel; diseño, maquetación, montaje y foto de la portada: Félix José Hernández Valdés. Editado en París, septiembre de 2017. Foto de la portada : La bibliothèque Mazarine, communémement appelée la Mazarine, est la plus ancienne bibliothèque publique de France.

Te deseo un porvenir lleno de: paz, amor, salud y Libertad, en unión de tus seres queridos y… ¡Qué Dios te bendiga!

Un gran abrazo desde la espléndida Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

 


Ⓒ Felix Jose Hernandez
Ⓒ Bibliocuba 2008-2018
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.